Para los Padres


PROYECTO ESCUELA DE PADRES

DEPARTAMENTO DE PSICORIENTACION Y ETICA

Grados 3, 4 y 5

TEMA 2

PAUTAS EDUCATIVAS

Las pautas son los medios de que dispone la familia para a través de la práctica educativa (estilos), lograr los fines de la educación familiar.

La familia como núcleo primario donde el niño llega al mundo, donde va a establecer sus vínculos afectivos y va a despertar a cuanto le rodea, es el grupo social que va a tener más trascendencia para su desarrollo y equilibrio durante toda la vida.

padres

Por estos motivos la familia, además de garantizar los cuidados necesarios para la salud física, debe ofrecer unas pautas educativas que permitan adquirir una madurez psicológica, emocional y personal evitando impulsividades, egocentrismos (interés en sí mismo), facilitando la reflexión y valoración de las situaciones en las que se debe vivir, haciendo posible la comprensión del mundo, de los demás y de las normas sociales, así como del papel personal que se debe desempeñar.

Para que las pautas educativas sean válidas, deben:

•Ser la práctica de unos criterios educativos que los justifiquen.

• Ser fundamentales. No deben someterse a modas ni estar caducas, ya que para garantizar la madurez del niño, deben ser permanentes y universales en nuestra cultura, no variando con el tiempo.

• Ser aplicables a cualquier individuo. No importa la edad, sexo y situación familiar o social.

• Tener como objetivo la estabilidad emocional de los individuos, la comprensión de la realidad y la adaptación de todos a unas situaciones en las que el individuo podrá adaptarse con seguridad.

Es necesario que los niños dispongan de unas pautas o normas educativas que les van a servir como punto de partida y referencia para poder establecer sus propios juicios.

Algunos ejemplos de pautas que la familia debe transmitir y que determinarán el comportamiento del individuo tanto en relación a sí mismo como en relación a las personas que le rodean pueden ser:

• El respeto por las personas, el entorno en el que vive, los objetos…

• El diálogo como elemento básico de relación.

• La autonomía personal que haga posible la solución de determinadas situaciones.

• Un hábito de reflexión que lleve a analizar, valorar y aceptar voluntariamente las normas reconocidas como positivas para todos, evitando ser rebelde negativo, para poder ir adquiriendo, paulatinamente, una objetividad signo de madurez.

• El compartir con los demás sus cosas y su tiempo.

• La comprensión del punto de vista del otro y de los procesos de la vida.

• La participación para llevar al niño del egocentrismo (centrarse en sí mismo) al altruismo (pensar en los demás)

• La responsabilidad tanto por lo que hace referencia a sus propias cosas, a sus obligaciones (en la casa, en el colegio, etc.), como hacia los demás, ya que asimilando la necesidad de dar una respuesta personal a las situaciones, no se estará siempre pendiente de que se le resuelvan los problemas.

COMPORTAMIENTO ENTRE HERMANOS

Los Celos

Hablar de celos es hacer referencia a una situación vivida por una persona, frecuentemente de corta edad, la cual reacciona negativamente ante un cambio provocado por la llegada de alguien, un hermano, vivido y sentido como un intruso. El niño reacciona negativamente a esta nueva situación de forma impulsiva y emocional, ya que teme perder el lugar que ocupa en el seno familiar, a la vez que teme perder el afecto de quienes le rodean o la forma como le quieren.

Usted como padre debe evitar a toda costa la comparación entre sus hijos, así como procurar tratar a los niños en función de la edad que éstos tienen y no por su condición. En este sentido el niño, sea cual sea el lugar que ocupa en la familia, no se verá tratado ni con más exigencia ni con más privilegios, con lo que se facilita la adquisición de actitudes positivas hacia los hermanos ya que, todos a la misma edad, han tenido los mismos privilegios y las mismas obligaciones, pudiendo evitarse así los síntomas de: hijo único, del pequeño, del que está en medio.

padres - comportamiento entre hermanos1

Las Agresiones y Las Peleas

La agresividad infantil es frecuentemente la manifestación de un estado de tensión que lleva al niño a reaccionar ante las respuestas de los demás porque las siente como agresiones de las que hay que defenderse. Evidentemente en toda relación se producen momentos de tensión, ya sea en el juego, entre amigos, etc., ya que la relación implica adaptarse mutuamente por lo que supone de comprensión, renuncia y diálogo.

También son frecuentes las discusiones y peleas entre hermanos, pero lo que no debemos es justificarlo, sino procurar que vayan superando esos conflictos naturales utilizando las pautas educativas de la comprensión, del respeto, el diálogo, la reflexión, y el compartir.

Transmisión Vivencial

Todas estas pautas educativas y estos criterios no debe recibirlos el niño como un aprendizaje teórico. El único medio para recibir este aprendizaje y que verdaderamente tenga eficacia es, fundamentalmente, mediante la práctica: la transmisión vivencial como modelo a seguir. Esta transmisión vivida por el niño de sus padres se podrá lograr a lo largo de la infancia y adolescencia como:

– El modelo parental y la coordinación padre-madre.

El Modelo Parental

Es aquel que ofrecen los progenitores a los hijos. Es realmente importante que el niño, desde su nacimiento, vea el comportamiento de los padres como reflejo de sus ideas y, por tanto, en consonancia con ellas. Este modelo es importante en las primeras edades ya que el niño, al no comprender aún todos los posibles argumentos, va captando lo que debe ser, cómo debe comportarse, viendo cómo son y se comportan sus padres.

padres - comportamiento entre hermanos2

A medida que crece, al poder comprender ya los argumentos, podrá constatar la relación entre lo que sus padres le explican y lo que hace cotidianamente. De aquí la necesidad de que este modelo sea fiel a los criterios e ideas, ya que, de lo contrario, éstas perderán toda su credibilidad y validez, llegando a poder ser rechazadas y criticadas por los hijos si no son coincidentes con la actuación.

Coordinación Padre-Madre

Es otro elemento fundamental para garantizar la transmisión de las pautas educativas que se tienen, a la vez que evita la desorientación de los pequeños.

el niño, en cualquier momento, ante una situación dada debe recibir el mismo tipo de respuesta, sea cual sea el adulto que tiene delante.

Así comprenderá que hay unos criterios que están por encima de las personas y que tienen una fuerza debida a su validez y no dependen de los posibles cambios de humor, tensiones u otras causas o circunstancias de los padres.

Recuerde

• Al proponer todas estas reglas pretendemos llegar a un único objetivo: la madurez, el equilibrio y la seguridad del niño.

• Si la familia no ofrece unas pautas educativas, unos modelos y unos hábitos adecuados, el niño puede adquirir otros siguiendo modelos que encuentre fuera, ya sea en la sociedad amplia (medios de comunicación, barrio, etc.), grupo de iguales o en otros lugares.

Lo que Siente Nuestro Hijo

padres - reflexionPAPÁ, MAMÁ

No me des todo lo que pida, a veces yo solo pido para ver hasta cuanto puedo obtener.

No me des siempre órdenes. Si en vez de órdenes, a veces me pidieras las cosas yo lo haría más rápido y con más gusto.

No cambies de opción tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decídete y mantén esa decisión.

Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo; pero también si es un castigo.

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana; si tú me haces lucir peor que los demás entonces seré yo quien sufra.

No me corrijas ni me reprendas delante de nadie. Enséñame a mejorar cuando estemos solos.

No me grites. Te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar a mí también y yo no quiero hacerlo.

Déjame valerme por mi mismo. Si tú haces todo por mi yo nunca aprenderé.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices.

Cuando yo haga algo malo, no me exijas que te diga el “por que” lo hice. A veces no yo mismo lo sé.

Cuando estés equivocado en algo admítelo. Así me enseñas a admitir mis equivocaciones y también mejorara la opinión que yo tengo de ti.

Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos. El hecho que seamos familia, no quiere decir que no podamos ser amigos también.

No me digas que haga una cosa y tú no la haces. Yo aprenderé y hare siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas, pero nunca lo que tú digas y no hagas.

Cuando te cuente un problema mío, no me digas “No tengo tiempo para boberías” o “Eso no tiene importancia” trata de comprenderme y ayúdame.

Quiéreme y dímelo. A mí me gusta oírlo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.

Te Adora. Tu Hijo (a)

PSICORIENTACION – MARIA DEL PILAR PAZ C

IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN CON NUESTROS HIJOS

PROYECTO ESCUELA DE PADRES GRADO 9, 10 Y 11

La comunicación es la transmisión de mensajes entre las personas y constituye el fundamento de las relaciones humanas.

La comunicación no se reduce al hecho de solo hablar, puesto que dos personas pueden hablar entre sí y no comunicarse. Para que se dé el proceso de la comunicación entre dos personas tiene que establecerse un intercambio de mensajes o intercambio de información.

En la comunicación se establece una reciprocidad entre los dos comunicantes, un intercambio de información, ideas, pensamientos, sentimientos.

El proceso de la comunicación se produce cuando un emisor (el que habla), transmite un mensaje (información que se transmite: pensamiento, opinión, sentimientos) a un receptor (el que escucha), y este mensaje es recibido y comprendido por el receptor.

padres - comunicacion1

EMISOR ➙ MENSAJE ➙ RECEPTOR

Para comunicarse con otra persona no basta con hablar hay además que conseguir:

- Elaborar claramente la idea que queremos transmitir: mensaje.

- Captar la atención del oyente: conseguir ser escuchado.

- Transmitir un contenido comprensible para el oyente: código común.

- Que nuestro mensaje sea comprendido por el oyente: interpretación del oyente.

- Que el oyente nos dé un mensaje de vuelta: que nos transmita lo que ha comprendido.

Sí esto se produce con éxito se establece un circuito de comunicación entre emisor y receptor produciendo lo que se conoce como feed-back o retroalimentación.

Se establece un proceso creativo en el que dos personas establecen un modo de compartir y de conocerse.

El objetivo de la comunicación es que el mensaje que queramos transmitir sea descifrable por un código común para que se dé el entendimiento entre las dos personas.

Es obvio que esto no se produce con éxito en muchas ocasiones: las personas no se entienden, se malinterpretan, la conversación se interrumpe, se produce la comunicación rebote, o lo que es peor, se convierte en gritos.

Cuando un mensaje expresado y recibido que no se atiene a las normas de un código común se producen carencias que se prestan a múltiples interpretaciones subjetivas o personales, lo que conduce a elaborar errores perceptivos y juicios anticipados de comprensión.

padres - comunicacion2

Los déficits o carencias que pueden entorpecer el proceso de la comunicación pueden ser:

Respecto del que habla:

- No habla el mismo lenguaje que su interlocutor.

- No se adapta a los niveles de edad y conocimientos del otro.

- No sabe con qué objeto inicia la comunicación.

- No se comunica directamente por miedo a las consecuencias.

Respecto al que escucha:

- No ha escuchado correctamente el mensaje.

- No interpreta adecuadamente el mensaje.

- No muestra interés por lo que se dice.

- No da señales de escucha, no responde.

- Carece de habilidades para escuchar.

Respecto del mensaje:

- No es comprensible, no se adecúa a las características del oyente.

- Es difícil de interpretar, es abstracto, ambiguo.

- No es directo y se expresa con rodeos.

- No es interesante, no incita a comunicarse.

Barreras en la comunicación familiar

Debido a que la comunicación tiene dos canales es posible cometer algún error para hacernos comprender. Podemos hablar de obstáculos en la comunicación cuando:

- Hacemos un discurso excesivamente emocional: exceso de conducta emocional durante el habla.

- Hablamos demasiado bajo o demasiado alto: no modular el tono de voz.

- Hablamos excesivamente rápido o lento: no regular el ritmo de la conversación.

- Hablamos menos de lo normal: permanecer pasivo en la conversación, sin opinar, sin preguntar, o asentir.

- Hablamos demasiado: hablar excesivamente interrumpiendo y sin escuchar lo que el otro dice.

padres - barreras

- Adivinamos el pensamiento del otro: suponer lo que el otro va a decir o sentir.

- Hablamos negativamente: expresar con frecuencia comentarios y opiniones negativos de los demás o de las situaciones.

- Damos poca información: dar menos información de la que se considera necesaria para continuar una conversación.

- Damos información redundante: repetir información ya conocida.

- Damos respuestas cortantes: responder con insultos, malos modos o expresiones ofensivas.

- Contraatacamos: responder a una queja con otra sin intentar solucionar el problema.

- Tendemos a no reconocer o dar la razón al otro: no ceder en las discusiones, no admitir ni reconocer el punto de vista de los demás.

- No especificamos: no concretar, realizar un discurso excesivamente abstracto, general o superficial.

- Desviamos el tema: introducir otros temas en la conversación que impiden profundizar en uno de ellos o alcanzar el objetivo propuesto.

- Evitamos temas de conversación: mostrar desinterés.

Por ende, se trata de conseguir un estilo de comunicación que sea beneficioso y eficaz en la relación familiar, es decir, aprender a hablar para hacerse comprender y comprender al otro.

En primer lugar debemos hacer referencia a la habilidad básica en la comunicación humana: la escucha activa.

LA ESCUCHA ACTIVA

A veces los padres no consiguen descubrir los deseos o necesidades de sus hijos, no suelen prestar el tiempo suficiente a escuchar u observar que es lo que su hijo solicita, por lo que intentan compensar con interrogatorios que de ningún modo transmiten al hijo que se ha comprendido sus sentimientos, emociones o preocupaciones.

padres - escucha activa

- La escucha activa es la única forma de conectarse con su hijo y de entrar en su mundo.

- Nos permite comprender a nuestro hijo y acceder a esa personalidad que se está formando.

- Nos ayuda a transmitir al nuestro hijo que le comprendes y respetas.

- Facilita que nuestro hijo se sienta con más confianza, al ser escuchado.

- Nos permite generar empatía.

Para lograr una buena comunicación y una escucha activa, si están en una discusión y no puede lograr el acuerdo perfecto, póngase, al menos, en una actitud de apertura y disponibilidad para acercarse más a su hijo y para conocerle mejor. Más tarde quizás se podrá reemprender el diálogo.

• Una disponibilidad afectiva favorece el número y la calidad de la comunicación.

• Comprenda que el adolescente necesita “practicar la dialéctica”, por lo que suelen buscar la discusión y el enfrentamiento con frecuencia. No se irrite por esta actitud, sea razonable y practique tranquilamente con él.

• Sepa que el adolescente discute muchas veces más para convencerse a sí mismo que para convencer al interlocutor. Tenga un poco de paciencia y escúchele, sea receptivo y verá que muchas tensiones desaparecen.

• El adolescente desea afirmar su autonomía de pensamiento, además de acción y muchas veces adopta, por sistema, la opinión contraria a la que sostienen sus padres en cualquier tema. No se muestren preocupados por este proceso del adolescente del que él puede sacar placer dialéctico y ustedes irritabilidad.

• No descalifique ni menosprecie las ideas u opiniones del adolescente. Para él son muy importantes. Piense que, en todo caso, está construyendo su mundo intelectual. No olvide que el adolescente está lleno de sueños y fantasías y el adulto de realidades y de obligaciones.

• No se alarme de la actitud “enfrentadora” del adolescente, él también está en un período de lucha interna y externa intensa.

EDUCACIÓN SEXUAL

Definición y conceptos

La educación sexual es un proceso vinculado a la transmisión y formación de conceptos sexuales que producen a lo largo del tiempo actitudes, expresiones y conductas sexuales definidas, cuyos principales objetivos a nuestro juicio son los siguientes:

1. Estimular el desarrollo de actitudes positivas hacia sí mismo y la aceptación de la propia sexualidad. Incluye descubrir, conocer y desarrollar una imagen positiva de sí mismo.

2. Aceptación del sexo opuesto, en un plano de igualdad y respeto.

padres - educacion sexual

3. Incorporar valores como compromiso, respeto, fidelidad y amor con el objetivo de que el vínculo entre dos personas de distinto sexo pueda ser enriquecedora, complementaria, madura, perdurable, responsable y fiel.

4. Incluir la preparación para los cambios físicos y psicológicos que pronto ocurrirán con el devenir de la pubertad. Nuestros hijos no deben sorprenderse cuando ocurra la menarquía o las primeras emisiones nocturnas. Las características sexuales secundarias estresan al menor y son fuente de incertidumbres y miedos. ¿Seré normal?, ¿Qué me está pasando? Son preguntas que angustian. El niño debe reconocer que todos estos cambios son normales. La educación sexual debe proporcionar seguridad y contribuir positivamente en su desarrollo.

5. Advertir la existencia de abuso sexual. La información adecuada y a tiempo podrá protegerlo de situaciones nefastas a las que no está preparado. El menor debe aprender que tiene partes íntimas que le pertenecen y sobre las cuales nadie tiene derecho sino solo él.

6. Brindar educación sexual para satisfacer su natural curiosidad. La curiosidad sexual en los primeros años de vida es normal. El sexo es un tema como cualquier otro. Las actitudes negativas comienzan a surgir cuando tiene dudas y nadie sacia su necesidad de información. Podemos entonces indicar que el desarrollo sexual del menor y su construcción educativa deben desembocar en el logro de su madurez personal.

LOS PADRES Y LA EDUCACION SEXUAL DE SUS HIJOS

PROYECTO ESCUELA DE PADRES GRADOS 6, 7 y 8

Educar a un hijo, acompañarle en su crecimiento, desde cuando comienza a gatear hasta cuando balbucean palabras, da sus primeros pasos o comienza a enhebrar la batería de porqués que a más de un padre sacan de quicio hasta acabar en ocasiones con su paciencia.

Ser padres y sentar las bases del crecimiento de los hijos sobre las que van a construir el futuro es, quizás, el oficio más difícil, y no hay academia o universidad que gradúe en ello. Sólo la escuela de la vida y la transmisión de conocimientos entre abuelos, padres e hijos sirven para aportar algo de luz a las casuísticas que genera la educación de nuestros niños.

padres - los padres y la ed sexual

Por lo tanto, las evidencias confirman la necesidad de que los padres, intervengan más activamente en la formación sexual de sus hijos. Estamos convencidos que la familia es el ámbito básico de la educación sexual y el lugar más propicio para realizar una actividad preventiva. El papel de los padres en el hogar es insustituible y de ello debemos ser muy conscientes.

¿Qué actitud entonces tenemos que tomar los padres frente a la sexualidad de nuestros hijos?, ¿Cómo hablar con ellos?, ¿Qué decir como respuesta a las frecuentes preguntas e inquietudes que surgen en la vida del menor?, ¿Cómo ayudarles para que en el futuro tengan los mínimos errores que los adultos a menudo tienen? En algún momento estas son algunas de las interrogantes que aparecen y responderlas no es una tarea fácil.

Muchos temores y prejuicios se levantan como barreras para hablar de sexo con los hijos. La historia personal de los padres no siempre es satisfactoria y dificulta aún más una docencia adecuada.

El temor, el miedo y otros sentimientos negativos afloran en algún momento. Decirle a un niño “cuando seas grande ya vas a saberlo”,”otro día te lo voy a contar” son respuestas que en este tiempo están totalmente fuera de lugar.

Esta reflexión pretende abrir respuestas y reflexionar sobre algunas de las inquietudes que particularmente nuestros hijos tienen hasta su pubertad.

No solo que contemple los aspectos anatómicos y fisiológicos de la sexualidad sino también que incluya una dimensión ética y moral basada en la libertad así como en la responsabilidad y el respeto hacia los demás.

Desarrollo de la sexualidad en la adolescencia

La adolescencia comienza con los cambios puberales que consisten en la aparición de los caracteres sexuales secundarios. Este desarrollo se inicia más temprano en la niña y un poco más tarde en el varón.

La pubertad es la etapa que da lugar al desarrollo de las características sexuales secundarias que marcan el inicio de la adolescencia, un periodo más o menos prolongado, de límites imprecisos que comienza a partir los 10-11 años y se prolonga según algunos autores hasta los 20 años.padres - sexualidad en la adolescencia1

Un periodo crítico de cambios significativos a nivel corporal y psicosocial. Los rápidos cambios corporales que se producen en su organismo estresan al adolescente, lo inquietan y angustian, sobre todo en los aspectos corporales que hacen referencia a su sexualidad. Busca respuestas pero no siempre encuentra.

Su deseo de independencia y sus cuestionamientos sobre la autoridad de sus padres hacen que la relación con ellos no siempre sea fluida y abierta, además de que los padres mismos comienzan a desconcertarse y a rechazar muchas de sus conductas y reacciones. Si la comunicación no ha sido fluida hasta entonces la tormenta podrá ser mayor.

Se distinguen varias etapas:

1) Aislamiento. Esta etapa comprende entre los 12 y 14 años y es aquí donde ocurren los cambios puberales más significativos que desconciertan al menor. En el aspecto social hay una tendencia en el varón a compartir con amigos de su propio sexo. La niña por el contrario tiene la tendencia de buscar el sexo opuesto. En este periodo aparecen burlas relacionadas con el sexo, lenguaje obsceno y prácticas masturbadoras.

2) Incertidumbre. Durante esta etapa comprendida entre los 14 y 15 años, el adolescente comienza a buscar figuras identificadoras fuera de las parentales. Es un tiempo de idealización, de buscar al amigo íntimo. Lo sexual se manifiesta a través de cuentos, chistes, confidencias, masturbación, entre otras.

3) Apertura a la heterosexualidad. Entre los 15 y 17 años hay una afirmación de su identidad sexual y un fuerte narcisismo. Aparecen las relaciones entre ambos sexos que son ambivalentes, con mucha intensidad pero poco comprometidas y fugaces.

4) Consolidación. Más allá de los 17 años la identidad es lograda. Comienza una mayor estabilidad emocional, con la perspectiva de un objeto amoroso único, con capacidad de dar y recibir amor. La elección de pareja puede comenzar a ser de largo plazo y definitiva.

Se indican algunas pautas para mejorar la comunicación familiar:

a) Las reglas que los padres imponen sin una correcta relación pueden derivar en rebelión de los hijos. Antes de dar reglas es necesaria una buena relación.

b) Compartir tiempo y espacio con ellos.

c) Escuchar en forma adecuada, atendiendo sus emociones y sentimientos.

d) Dar confianza. Tener por norma de relación que el niño es inocente. Hasta que se demuestra lo contrario, no es culpable.

e) Cuando se necesite corregir, hacerlo en privado. La crítica pública humilla y daña la comunicación ulterior.

f) Ser consecuente pero flexible y aprender a ceder en determinadas circunstancias.

Dra. María del Pilar Paz C
PSICORIENTACION


Email
Print